martes, 18 de marzo de 2008

INICIOS DE LA GLOBALIZACION

LA GLOBALIZACIÓN NACIÓ CON EL FIN DEL PALEOLÍTICO POR CUESTIONES AMBIENTALES
Probablemente, usted haya pensado que la globalización es un fenómeno muy anterior a los años 80, esto es, que ya había empezado tiempo atrás, cuando los europeos conquistaron América.
Una pregunta que suele hacerse atendiendo al proceso de globalización que llevó a la conquista del Nuevo Mundo es: ¿Por qué fueron los europeos los que se lanzaron a la mar y cruzaron el Atlántico en búsqueda de recursos y fama, y no fueron los autóctonos del Nuevo Mundo?Indudablemente, los conquistadores tenían un nivel tecnológico superior. La historia convencional sigue este método regresivo que lleva a esta explicación a mi juicio insuficiente: en el paso del Paleolítico al Neolítico, en el valle entre los ríos Tigris y Eúfrates, se dio un cambio en la organización social desde las sociedades de cazadores y recolectores hasta aquellas de ganaderos y agricultores.


Es un cambio cualitativo sin precedentes hasta la fecha sobre el que se conocen muchos y cada vez más datos. Sin embargo, la investigación ha sido escasa en cuanto al por qué de este cambio en la organización social.
Con una actitud de explorador, he estado indagando sobre el por qué del conocido origen antiguo de la globalización hasta tropezar con una lectura que me ha enfrascado en las últimas semanas: “Armas, gérmenes y acero” de Jared Diamond.

Jared Diamond

La razón por la que me parece interesante es por su planteamiento novedoso y transgresor al explicar el por qué del inicio de globalización. Además, esta obra abre el campo de visión para aquellos interesados en las cuestiones ambientales.
NOTA INTRODUCTORIA
Antes de exponer las conclusiones del libro, querría adelantarme a los más críticos con esta obra de Diamiond, que le tachan de determinista y que tratan de desmontar sus tesis a partir de contraejemplos como los de sociedades avanzadas con recursos limitados, y viceversa. Estas son observaciones que no sirven para desmontar las tesis de Diamond porque “Armas, Gérmenes y Acero” ofrece una explicación al inicio de proceso de globalización que se hace ya visible en la conquista del Nuevo Mundo. Una vez iniciado este proceso, la aleatoriedad del medioambiente ha perdido fuerza a favor de las decisiones humanas, como se muestra en “Colapso”, libro en el que Diamond responde a la multitud de críticas que recibió “Armas, Gérmenes y Acero”. Por tanto, es probable que este artículo esté cuestionado por los visitantes del blog porque va en la línea del trabajo que aquí se presenta.

Contrariamente a las diferencias determinísticas que se han tratado de imponer en otros tiempos sobre la superioridad innata de los europeos, Diamond parte de la semejanza entre todos los seres humanos, independientemente de su cultura, raza, religión, etc.
Ahora bien, es objetivo afirmar que existen barreras ecológicas, climáticas y gográficas en toda la Biosfera.
La distribución de los recursos es desigual y, además, existen continentes donde no sólo unas zonas están aisladas por los océanos y los mares, sino también por desiertos como el Sahara (África) o grandes cordilleras que dificultan las migraciones humanas (América). (Puede concetarse desde aquí a Google Earth). Por tanto, el punto de partida es desigualdad en los recursos y en el medio, que afectan asimétricamente a las personas.


En la cuna de la civilización (hoy zona bélica o prebélica: Irak, Irán), confluyeron una serie de factores en el periodo de la última glaciación, hace 13.000 años. Estos factores son una mayor diversidad de plantas (trigo, cebada) y grandes mamíferos herbívoros (por ejemplo: vacuno y equino) fácilmente domesticables o domables, junto con una ausencia de barreras geográficas entorno a ese fértil valle para la difusión del progreso tecnológico. Además estos avances en agricultura y ganadería podía exportarse por amplias zonas del continente euroasiático por la homegeneidad ecológica y climática que existía a largas distancias dentro de latitudes similares. Así, un cultivo revolucionario de Mesopotamia podía implantarse en zonas templadas de la India o en la Península Ibérica.
BARRERAS CLIMÁTICAS Y GEOGRÁFICAS EN ÁFRICA
Sin embargo, la difusión de las nuevas tecnologías en África era difícil por la presencia del infranqueable Sahara. Aun habiendo rebasado este desierto, habría sido muy difícil la adaptabilidad del mismo tipo de cultivos por la diferencia climática entre las zonas templadas y las tropicales.
BARRERAS GEOGRÁFICAS EN AMÉRICA
Además las diferencias en el clima entre las zonas ecuatoriales y tropicales y las más cercanas a los polos, el factor más importante de freno al avance de las civilizaciones más avanzadas (incas, aztecas) eran las inmensas cordilleras que atraviesan toda América.



BARRERAS GEOGÁFICAS EN AUSTRALASIA
La ingente cantidad de islas de reducido tamaño y la separación marítima hacía inviable la difusión del avance tecnológico.





Una vez que hemos concretado el nacimiento de la revolución social del Neolítico y la expansión por vastos territorios de Eurasia, la sociedad de este territorio empieza a perfeccionar sus herramientas o armas que le permiten adquirir una ventaja sobre el resto: Como dice el título del libro, son dos: el acero y la más importante: los gérmenes.

LAS ARMAS ATÓMICAS SON MENOS POTENTES QUE LAS ARMAS DE LOS GÉRMENES. LA RAZÓN: EL AISLAMIENTO.
En su contacto con los grandes mamíferos domesticables (inexistentes en América e irritables en áfrica: cebra y búfalo), los euroasiáticos desarrollaron enfermedades de origen animal como el sarampión o la viruela. A lo largo del tiempo, los humanos de estas zonas desarrollaron un sistema inmunitario para protegerse de su virulencia, no ocurriendo lo mismo en el Nuevo Mundo.
Por consiguiente, cuando los pueblos del Nuevo y el Viejo Mundo se pusieron en contacto, la propagación de las enfermedades diezmaron a la población a un ritmo superior al de la conquista, hasta tal punto que civilizaciones como la azteca se habían extinguido ya cuando los conquistadores llegaron a territorios llenos de ruinas, testimonios de la presencia precolombina de pueblos indios o autóctonos.

Una evidencia clara a favor de estas afirmaciones es la ausencia de indios en el Caribe y las Antillas (población reemplazada por esclavos negros), que fueron más conquistados que otros territorios difícilmente franqueables por motivo de la selva amazónica y los Andes (mayor presencia de indios en la zona andina).

HAITÍ: territorio con gran penetración de los conquistadores: extinción de los indios


BOLIVIA: Territorio con baja presencia de conquistadores: alto porcentaje de indios.


En tiempos en que los gobiernos de las metrópolis no escondían su afán imperialista sino que se enorgullecían de ello en público, se argumentaba la victoria de los ejércitos imperiales gracias a las ventajas en armamento junto con otro tipo de cuestiones raciales que es mejor olvidar, pero nunca se hacía referencia al poder de las enfermedades, que había tenido lugar por la distancia espacial histórica entre conquistadores y conquistados.






Por otra parte, el movimiento defensor de la cultura india ha apelado a la evangelización forzosa y al genocidio que sufrieron los pueblos precolombinos, cuando la mayoría de las muertes se produjeron por una propagación de enfermedades de las cuales ni siquiera tenían constancia muchos conquistadores hasta contemplar los efectos sobre la población de los nuevos territorios.
Igualmente, enfermedades como la sífilis se importaron desde América, lo que supuso la aparición de las ETS en el Viejo Mundo. A pesar de ello, hay un balance asimétrico en las afecciones de las diferentes enfermedades que deja en el bando perdedor a los autóctonos de de América.

CONCLUSIÓN

“Armas, gérmenes y acero” abarca desde la revolución neolítica hasta la conquista de América, y trata de explicar los factores que dieron lugar a una globalización desde el principio desigual. En la continuación, “Colapso”, Diamond parte de un supuesto menos ambientalista y más antropocéntrico, al atribuir a la gestión sostenible del medioambiente el principal factor de éxito de una sociedad, comparando muestras inicialmente casi iguales (República Dominicana y Haití, por ejemplo) donde la diferente gestión del medio ha conducido a unos y otros resultados.
La aportación de Diamond es revolucionaria. Creo que, en el origen, los factores ambientales fueron importantes pero cabe profundizar más en las causas antrópicas desde el origen de la globalización, proceso que sería adecuado fijar con el inicio del progreso técnico más o menos continuado (desde el Neolítico) y no pasajero (como en el caso de las innovaciones de la rueda, el fuego, etc.).




Sería interesante una profundización en este tema de los inicios de la globalización para trabajar conjuntamente y responder a las preguntas que todavía hoy puedan quedar abiertas.